Conocer nuestra misión (segundo hábito)

BASADO EN LA OBRA “LOS 7 HÁBITOS DE LA GENTE ALTAMENTE EFECTIVA”, DE STEPHEN R. COVEY

En una entrada anterior resumimos el primer hábito planteado por Covey, la proactividad. Hoy trataremos de enunciar las claves principales del segundo, titulado “Comenzar con un fin en mente”.

Covey sugiere que elaboremos nuestra misión, filosofía o crédito personal atendiendo a lo que uno quiere ser (carácter) y hacer (aportaciones y logros) y en los valores o principios que les den fundamento.

Teniendo clara la misión, los valores que nos sustentan como individuos, podremos movernos y reaccionar ante cualquier cambio en nuestro entorno, sin necesidad de estar recalculando todo, clasificando o estereotipando con las consiguientes dosis de ansiedad y temor ante el riesgo de equivocarnos.

Nuestra misión se convertirá en la base para tomar las decisiones importantes de la vida, y también las cotidianas. Comenzar con un fin en mente significa comenzar con una comprensión nítida de nuestro destino. Significa saber adónde estamos yendo para poder comprender mejor dónde estamos.

Cuán distinta es nuestra vida -dice Covey- cuando sabemos qué es lo verdaderamente importante para nosotros y, manteniendo ese cuadro en mente, actuamos cada día para ser y hacer lo que en realidad nos interesa. No es obligatorio seguir viviendo con guiones impuestos que, además, son contradictorios con lo que realmente nos importa. En lugar de vivir los guiones que escribieron para nosotros (los padres, la sociedad, la herencia genética o el ambiente) debemos vivir los guiones redactados por nosotros mismos a partir de nuestro propio sistema de valores.

Si el hábito 1 decía “Tú eres el programador”, el hábito 2 complementa “Formula el programa”. En este paso, Covey recomienda trabajar la capacidad de visualizarnos en distintas situaciones, de imaginarnos en otras circunstancias. El doctor Charles Garfield demostró que casi todos los atletas internacionales y otros sujetos de rendimiento alto son visualizadores. Ven, sienten y experimentan todo antes de hacerlo realmente. Comienzan con un fin en mente (segundo hábito).

salto esfuerzo.jpg

¿Por qué no intentarlo? Todos podemos hacerlo antes de cualquier tarea o desafío cotidiano.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s